Contacto: (722) 235.20.65 /   info@homytareas.com  

   

Carretera Tenango-Toluca Vicente Guerrero No.748, Bo. San Miguel, Metepec, Edo. México.

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus

© 2013 by HOMY. All rights reserved.

  • Homy School

¡El último berrinche de tu vida!


Es desesperante como los niños nos ponen a prueba constantemente, pero hay que tener en cuenta que no saben expresar lo que quieren y tampoco saben cómo manejar el enfado o la frustración de otra manera y no lo hacen con intención de fastidiarnos.

Hoy te decimos cómo hacer para llevar éstas situaciones de la mejor manera hásta terminar con ellas.

1. ADELÁNTATE: Anticiparse a la situación es garantía de éxito. Detecta cuáles son las situaciones que lo llevan a hacer rabietas, y siempre tén en cuenta que puede deberse a que tu pequeño esté cansado, tenga hambre o algún malestar es su cuerpo.

2. DESPISTA: Desvía la atención del niño utilizando temas de su interés que podrían distraerlo.

Otra opción es anticipar las consecuencias, por ejemplo “como te estás portando tan bien, al terminar te compro un dulce”. Pero ¡ojo!, tratándose de niños tan pequeños la recompensa tiene que ser pronto y no es conveniente hacerlo siempre, ya que así entendería que solo tiene que portarse bien a cambio de premios.

3. IGNORA: Si la opción 1 y 2 no te han funcionado aún...

Al igual que pasa con los adultos, con un niño en pleno ataque de ira no se puede razonar. Lo mejor que podemos hacer no prestarle ninguna atención. ¿Y eso por qué? Pues porque la pataleta es un comportamiento negativo y nuestra atención un premio, por lo tanto no tiene sentido premiarle con atención, aunque sea para regañarle, si lo que queremos es que deje de comportarse así.

4. DALE LA VUELTA: Una vez que haya pasado el espectáculo, y a pesar del mal rato que nos hizo pasar, deja atrás el show y no hagas comentarios acerca de ésto tampoco.

Los padres muchas veces olvidamos premiarles cuando lo hacen bien, con lo cual, los niños sacan la conclusión de que solo les prestan atención cuando se portan mal.

5. MOTIVALOS: En el día hay un montón de oportunidades para decirles lo bien que hacen las cosas: “¡Qué bien está comiendo hoy mi niño!”, “¡me encanta cuando juegas con tu primo sin pelearte!”, “¡cómo me gusta qué me ayudes a recojer los juguetes!”.

6. DEDICALES TIEMPO: todos los días un ratito de atención en exclusiva, compartiendo un juego del que él sea protagonista, es la mejor inversión anti-berrinches que podemos hacer.

#berrinche #autoestima #educación #familia

2 views